Menu Close

2 milions de catalans reclamen la independència

Manifestació de l’11 de setembre de 2012 convocada per l’Assemblea Nacional Catalana.

Un dels parlaments finals a l’acte de cloenda

Escucha España:
Ningún pueblo se merece el trato que hemos recibido de tí. Y por ello, para casos como el nuestro, la comunidad internacional concibió el derecho de autodeterminación. Sólo tenemos que ejercerlo. Y por eso hoy nos hemos reunido aquí (11/09/2012, Diada Nacional de Catalunya, Manifestación: Catalunya, próximo Estado de Europa).
Nosotros hemos visto nacer a la mayor parte de naciones del mundo contemporáneo mientras usurpabas nuestra soberanía y disolvias nuestras constituciones. Nosotros hemos visto crear identidades artificiales mientras te empecinabas en negar la nuestra. Y lo que es más, nadie nos podrá negar el hecho de haber sido tan decisivos como constructivos, tan pacientes como pragmáticos.
Escucha España:
Nuestros antepasados crearon el parlamentarismo y una de las primeras confederaciones de Europa. Una confederación que venia de nuestra tradición e idiosincrasia, y por lo tanto, fundamentada en la igualdad y el respeto entre los pueblos que la integraban. Nosotros establecimos los fundamentos del derecho internacional, mercantil, marítimo y consular. Hemos impulsado la modernización de tu economía, desde los gremios medievales hasta la más reciente de las revoluciones industriales. Nosotros te dimos la tecnología y los recursos que permitieron tu expansión marítima. Te dimos la peseta. Cuatrocientos años de nuestra literatura e incluso los colores de tu bandera y el nombre que hoy, tan orgullosamente, te identifica ante el mundo. Durante el siglo XIX osamos forzar tu modernización cultural y intelectual mediante el Regeneracionismo para hacer de ti una nación europea y cosmopolita. Fué nuestro particular intento de situarte entre las naciones del mundo civilizado. Durante la Primera República tomamos tus riendas mientra tus hijos se perdian en luchas intestinas que te consumían. Nuestro pueblo ha contribuïdo como el que más en hacer de tí lo que hoy eres, incluso cuando nadie creia en tí. Cuando tus própios hijos prostituían tus símbolos y corrompían tus valores en nombre del fascismo. Nuestra nación contempló la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial mientras asisitíamos impotentes, hambrientos, sucios, rastreros, a la supresión de nuestras libertades durante cuarenta años de tiranía.
España: no sientes el clamor de mi pueblo?
Nosotros acogimos en nuestro seno a tus hijos, mientra tú misma los repudiabas. Fuimos decisivos durante tu transición democrática y tu reencuentro con Europa. Y finalmente, nos hemos comprometido, como el que más, en la garantía de tu gobernabilidad y en asegurar tu bienestar y tu viabilidad económica. Pero una cosa es la solidaridad y otra muy distinta, que debamos pagar tus excesos, mientras alimentas la animadversión de tu pueblo contra Catalunya.
Escucha España:
Aún no has entendido que el pactismo, la racionalidad y la buena fe que debian fundar nuestras relaciones, no son síntoma de debilidad, sinó de madurez política y intelectual. De la misma manera, la dominación, el abuso constante y la animadversión irracional, no son síntoma de poder sinó de una clara manifestación de tu decadencia final.
Por primera vez en generaciones, la nación catalana camina decidida, armoniosa y acompasadamente hacia un nuevo futuro.
Este es el clamor de mi pueblo: Adiós España!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *